SuperGeek.cl
Síguenos:

Análisis Samsung Note10 Lite: Democratizando el S-Pen

En una movida un tanto extraña, Samsung lanzó en el mercado chileno una versión reducida de su equipo estrella de la segunda mitad de 2019

Hace bastante tiempo ya que la palabra “lite” viene acompañando a aquellos teléfonos de gama alta y que buscan acercarlos a un mayor número de usuarios dejándole algunas de las características principales y sacando otras (algunas muy necesarias) para así poder bajar el precio de venta.

En este caso, el Note 10 Lite llega diez meses después del lanzamiento de sus “hermanos mayores” para ubicarse rápidamente detrás de ellos, pero quizás sin merecerlo. Es cierto que el solo hecho de proporcionar un S-Pen lo sitúa ahí, pero hablamos de un equipo de construcción plástica, que si bien tiene buen agarre suele ser resbaladizo en ciertas ocasiones.

Sobre su pantalla, es de 6.7 pulgadas Amoled, con la cámara delantera al centro y bordes pequeños, pero más gruesos que el Note 10 normal y no tiene curvas. La definición y colores son nítidos, a lo que Samsung nos tiene acostumbrados. Y pese a no ser la pantalla de un gama alta, se siente muy bien usando el S-Pen.

En cuanto a cámaras, este Lite cuenta con una principal de 12MP, otra gran angular y una tercera telefoto, ambas de 12MP. Las cámaras andan bien para lo que son, pero no son las mejores. En condiciones de luminosidad (normales), las fotos son nítidas y si sumamos efectos de desenfoque responde bien, aunque con algo de “suciedad”. El modo noche no es su mejor característica y generalmente pierde definición. En video graba a 4K y si activamos la estabilización de imagen baja a 1080, pero se justifica porque funciona. Así se ven las tres cámaras traseras.

Integra el procesador Exynos 9810 (el mismo del S9 lanzado en 2018) y 6GB RAM que le entregan un buen rendimiento y logra una gran combinación con la batería de 4.500 mAh que nos permitió llegar sin problemas a cargarlo durante la noche. Igualmente incluye un cargador rápido y pudimos cargar el equipo a 100 % en poco más de una hora.

Nos detenemos en el S-Pen, sin duda su mayor gracia. Y es que cumple a la perfección con lo que promete, un uso completo como si se tratara de un cuaderno. Va fluido y tiene las principales funciones de los Note normales activas. Es un gusto probar esa calidad de lápiz en un equipo de gama media y por momentos hace olvidar que no estamos con el gama alta entre las manos. Un logro.

De lo malo, perdió la carga inalámbrica y por consiguiente la inversa, además solo sus bordes son metálicos. También los audífonos que trae no son AKG (discriminación tremenda) pero sí cuenta con conector de 3.5 mm y por consiguiente la necesaria aplicación de radio. Sin embargo, cuenta con un solo parlante. Todas sus ausencias se justifican para que calce en la gama media.

Y eso es lo que es. El Note 10 Lite es un equipo de gama media con nombre de gama alta, que principalmente busca entregar la experiencia de su S-Pen a quienes por presupuesto no pueden o sencillamente no quieren acceder.